1 /8
cuadro-peste-azoth-justiniano

Foto: Erich Lessing / Album

Peste de Justiniano

El Imperio bizantino se encontraba en uno de sus momentos de mayor esplendor cuando una epidemia de peste vino a oscurecer el mandato del emperador Justiniano. Es la primera epidemia de peste de la que se tiene constancia. La enfermedad –y con ella el miedo y la histeria- se expandió por Constantinopla, una ciudad de casi 800.000 habitantes, a una velocidad vertiginosa. Y de allí a todo el Imperio. Incluso el propio Justiniano fue víctima de la peste, aunque terminó recuperándose. Al final de la epidemia, la capital imperial había perdido casi el 40% de su población, y en todo el imperio se había cobrado la vida de 4 millones de personas. Las consecuencias económicas fueron catastróficas, pues hubo momentos en que el número de muertos superaba el de vivos. Muchos historiadores ven en este debilitamiento del Imperio bizantino una de las líneas divisorias entre el ocaso de la Antigüedad y la floreciente Edad Media. Aquí un reportaje completo sobre la peste de Justiniano.

Lee el artículo completo

peste negra peter brueghel

Foto: Oronoz / Album

Peste negra

La peste negra era ya –y sigue siendo, pues hay brotes activos en la actualidad- una vieja conocida cuando la humanidad vivió el peor brote de esta enfermedad a mediados del siglo XIV (entre 1346 y 1353). Sin embargo se ignoraba por completo tanto sus causas como su tratamiento. Esto, junto con la gran velocidad de propagación, la convirtió en una de las mayores pandemias de la historia. Hasta cinco siglo más tarde no se descubrió su origen animal, en este caso las ratas, que durante la Edad Media convivían en las grandes ciudades con las personas e incluso se desplazaban en los mismos transportes –barcos, por ejemplo- hacia ciudades lejanas, portando el virus consigo. Los números que dejó tras de sí esta epidemia son estremecedores. Por ejemplo, según los datos que manejan los historiadores, la península Ibérica habría perdido entre el 60 y 65% de la población, y en la región italiana de la Toscana entre el 50 y el 60%. La población europea pasó de 80 a 30 millones de personas. Aquí un reportaje completo sobre la peste negra.

Lee el artículo completo

GUNTER KIRSCH / AGE FOTOSTOCK

Por las vías de comercio

La estrecha red comercial que unía el Báltico y el mar del Norte llevó la peste a bordo de los barcos hasta ciudades como Brujas.

Lee el artículo completo

ORONOZ / ALBUM

El triunfo de la muerte

Detalle del óleo de Peter Brueghel.

Lee el artículo completo

ORONOZ / ALBUM

El triunfo de la muerte

Este óleo de Pieter Brueghel el Viejo es testimonio de la honda huella que epidemias y guerras dejaron en la conciencia de los europeos. Hacia 1562. Museo del Prado.

Lee el artículo completo

© EOSGIS

La procedencia de la epidemia

La peste, según el autor árabe Ibn al-Wardi, pudo tener origen en el «País de la Oscuridad», el kanato de la Horda de Oro, en territorio del actual Uzbekistán. Desde los puertos a las zonas interiores, la terrible plaga procedente de Asia se extendió por toda Europa en poco tiempo, ayudada por las pésimas condiciones higiénicas, la mala alimentación y los elementales conocimientos médicos.

Lee el artículo completo

RAINER MIRAU / AGE FOTOSTOCK

La peste en Europa oriental

La ciudad de Praga (de la que aquí vemos el puente de Carlos) era la capital del reino de Bohemia, donde se cree que llegó el contagio a través de Baviera.

Lee el artículo completo

ERICH LESSING / ALBUM

Del placer terrenal a la condenación eterna

En vísperas de la epidemia, se pintó en el Camposanto de Pisa un fresco sobre el Juicio Final cuyas dramáticas imágenes cobraron una relevancia imprevista al término de pocos años.

Lee el artículo completo