1 /49

FOTO: Science Source / Album

Ametralladora de Puckle

Dibujo del arma patentada por el británico James Puckle en 1718. Su primitiva ametralladora estaba compuesta de un gran tambor accionado por una manivela. Llegaba a realizar 63 disparos en siete minutos.

Lee el artículo completo

FOTO: Alamy / ACI

James Puckle

James Puckle nació en Norwich y ejerció de abogado en Londres, pero su pasión era la tecnología. Ideó su arma como un sistema de defensa para los barcos de la flota británica. El grabado es un retrato de James Puckle realizado por John Clostereman a comienzos del siglo XVIII. Galería Nacional de retratos, Londres.

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Armas de cañón múltiple

El antecedente de as armas de repetición eran los llamados órganos (por su parecido con el instrumento musical), constaban de varios cañones que lanzaba diversos proyectiles a la vez. En la imagen, un rudimentario órgano del siglo XVI montado sobre una base de madera.

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Cañón de órgano

Un cañón de órgano fabricado en 1678. Museo de Hoistoria Militar, Viena.

Lee el artículo completo

FOTO: Roger-Viollet / Aurimages

La ametralladora de Hiram Maxim

El norteamericano Hiram Maxim inventó en 1885 la ametralladora automática. Utilizaba la propia energía del disparo para recargar el cañón sin intervención manual.

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Oscuridad y anonimato

Las oscuras callejuelas de Whitechapel eran el lugar perfecto para los crímenes de Jack el Destripador. Los agentes de policía no podían ver más allá de la luz de una linterna de ojo de buey con la que patrullaban, como la de la imagen, que data de la época de los crímenes. Museo de Londres.

Lee el artículo completo

FOTO: Alamy / ACI

La calculadora de Schickard

En 1623 Wilhelm Schickard inventó un aparato que permitía hacer operaciones aritméticas de forma completamente mecánica, el Rechenuhr o reloj calculador. Esta calculadora utilizaba un complejo sistema de varillas y engranajes que mecanizaba las operaciones que antes debían realizarse de forma manual. No se ha conservado ningún modelo original de esta máquina; las réplicas modernas (como esta) han sido creadas gracias a los diseños del autor que se han conservado. 

Lee el artículo completo

FOTO: Alamy / ACI

Wilhelm Schickard

Wilhelm Schickard fue profesor de Lengua Hebrea y de Astronomía en la Universidad de Tubingia (a la que pertenece este retrato de 1632). Mantuvo una intensa correspondencia sobre métodos de cálculo con Johannes Kepler y fruto de ese interés surgió el diseño de su máquina.

Lee el artículo completo

FOTO: SPL / Getty Images

Los huesos de Napier

Los huesos de Napier (sobre estas líneas en una caja de mediados del siglo XVII) es el nombre con el que se conoce el método de cálculo inventado por John Napier. Se trata de una serie de varillas con los resultados de las tablas de multiplicar del 0 al 9 descompuestos en decenas y unidades. Con ellos había que hacer manualmente una compleja serie de sumas y restas que la calculadora de Schickard mecanizaba por completo.

Lee el artículo completo

FOTO: Granger / Aurimages

El diseño original

El modelo que Schickard realizó de su Rechenuhr se perdió en el incendio de la casa familiar y no se tuvo más noticias del aparato hasta que, ya en el siglo XX, apareció entre la correspondencia de Johannes Kepler un dibujo del mismo. Este dibujo, reproducido arriba, y las indicaciones que daba Schickard al astrónomo inglés han servido para realizar réplicas modernas del artilugio y comprobar su funcionamiento.

Lee el artículo completo

FOTO: Leemage / Prisma Archivo

Máquinas increibles

En sus obras, Verne imaginó ingenios que se anticiparon a su tiempo, como el submarino, los viajes espaciales o las máquinas voladoras. Entre los diferentes aparatos que poblaron sus obras, se encuentra El Espanto, aparecido en la novela El dueño del mundo, que viajaba por tierra, mar y aire. Sobre estas líneas aparece volando con las alas desplegadas.

Lee el artículo completo

FOTO: Atelier de Nadar / RMN-Grand Palais

Amistades culturales y bohemias

Julio Verne llegó a París en 1847. Allí frecuentó a la bohemia del Barrio Latino y los círculos literarios, donde conoció, entre otros, a Alexandre Dumas hijo. También entabló amistad con Nadar (en la imagen), pionero de la fotografía aérea, que contagió a Verne la pasión por el vuelo aerostático.

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Primeras fotografías aéreas de París

En 1862, Georges Nadar hizo los primeros retratos de París desde un globo. La imagen de arriba corresponde a una de esas estampas y fue realizada, probablemente hacia 1868, pese a que la fecha que aparece en ella es 1858.

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Revolución tecnológica

Julio Verne era un lector compulsivo de revistas científicas y estaba al tanto de las últimas innovaciones tecnológicas, que aparecían en sus obras. Por ejemplo, el telégrafo, que conectó el mundo en tiempo real, era muy usado por Phileas Fogg para dar cuenta de sus avances en La vuelta al mundo en 80 días. En la imagen, una réplica del telégrafo sin hilos de Marconi.

Lee el artículo completo

FOTO: AKG / Album

El instrumento del pueblo

El acordeón es un instrumento sencillo que triunfó enseguida entre las clases más humildes y entre los músicos autodidactas. En este óleo de Nicolai Dimitrieff-Orenburgsky representa a aldeanos rusos bailando al ritmo de un acordeón.

Lee el artículo completo

FOTO: Album

Un instrumento sencillo

Un acordeón de origen belga con una disposición de botones y 17 bajos similares al teclado de un piano datado cerca de 1890. Museo Metropolitano, Nueva York.

Lee el artículo completo

FOTO: AKG / Album

Música popular

Cartel del tango Por qué? de los hermanos Emilio y Osvaldo Fresnedo.

Lee el artículo completo

FOTO: Album

Un acordeón de papel

Esta pieza es uno de los primeros acordeones. Fabricado en Gran Bretaña en 1835 está hecho de papel, caoba y carey. Museo Metropolitano, Nueva York.

Lee el artículo completo

FOTO: SPL / AGE Fotostock

La lámpara antiexplosiones de Davy

Uno de los primeros modelos de la lámpara diseñada por Humphry Davy en 1815. La malla de metal permitía la entrada del grisú (metano) pero impedía que la llama se propagara fuera de ella provocando grandes deflagraciones. La intensidad del azul que adquiría la llama en contacto con el metano era un indicador de la concentración del gas en el aire y, por tanto, un aviso del peligro a que se enfrentaban los mineros. Royal Institution, Londres.

Lee el artículo completo

FOTO: SPL / AGE Fotostock

Primeros bocetos

Humphry Davy se dio cuenta de que la solución pasaba por aislar el metano de la llama y su primera idea fue crear una cápsula que mantuviera la temperatura de la lámpara por debajo del nivel crítico. En esta imagen, uno de los primeros diseños del artilugio en un libro de notas de Davy.

Lee el artículo completo

FOTO: White Images / Scala, Firenze

Luz en el interior del túnel

La lámpara de Davy permitió excavar en túneles más profundos en unas condiciones más seguras. Este grabado del siglo XIX recrea la labor de los trabajadores bajo tierra ayudados por la lámpara de Davy

Lee el artículo completo

FOTO: Scala, Firenze

Humprhy Davy

La Royal Society otorga cada año la Medalla Davy a un destacado investigador en el campo de la química. En su anverso aparece la efigie del químico e inventor británico. Royal Society, Londres.

Lee el artículo completo

FOTO: SPL / AGE Fotostock

Prototipo

La primera idea de Davy fue aislar la llama del gas mediante un contenedor de cristal, pero éstos estallaban. Prototipo de lámpara de seguridad diseñado por Davy justo antes de realizar el modelo definitivo. Royal Society, Londres. 

Lee el artículo completo

Foto: Akg / Album

Auguste y Louis Lumière, jóvenes con vocación científica

Antoine Lumière quiso que sus hijos estudiaran en el liceo técnico La Martinière, donde, sobre una base humanística, adquirieron un sólido aprendizaje científico. Esto dio rienda suelta a su inventiva. La precocidad de Louis le llevó a descubrir la fotografía instantánea en 1881; en 1895 ambos hermanos patentaron el cinematógrafo, y en 1903, el autocromo en color. Esa vocación investigadora continuó durante la primera guerra mundial, en la que Auguste diseñó aparatos ortopédicos y gasas para las quemaduras de los soldados. Los hermanos llegaron incluso a estudiar el cine en 3D.

Lee el artículo completo

Foto: Sspl / Getty images

Cinematógrafo inventado por los hermanos Lumière, 1895

El aparato consistía en una caja de madera con un objetivo y una película perforada de 35 milímetros. Ésta se hacía rodar mediante una manivela para tomar las fotografías instantáneas que componían la secuencia (que no duraba más de un minuto) y proyectar luego la filmación sobre una pantalla. 

Lee el artículo completo