1 /60

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

1 / 60

Ofrenda de una loba

Loba de la Ofrenda 174, vestida como una guerrera. La nueva ofrenda, correspondiente a una hembra de jaguar, ha sido excavada a unos pocos metros al oeste de la ofrenda de la loba, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

2 / 60

Excavación de la Ofrenda 177

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

3 / 60

Ofrenda 178: Tomás Cruz realizando la primera inspección

Lee el artículo completo

Foto: Miguel Báez, cortesía del Proyecto Templo Mayor

4 / 60

Ofrenda 178: espinas y cráneo de pez globo

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

5 / 60

Exploración de la Ofrenda 178

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

6 / 60

Exploración de la Ofrenda 179

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

7 / 60

Excavación de la Ofrenda 179

Lee el artículo completo

FOTO: Melitón Tapia / INAH

8 / 60

Perspectiva del yacimiento

Vista del templo dedicado al dios Xipe Tótec en la zona arqueológica de Ndachjian-Tehuacán, en Puebla. 

Lee el artículo completo

FOTO: Melitón Tapia / INAH

9 / 60

Cabeza de roca volcánica

En los restos del templo de Xipe Tótec que se levantó en Ndachjian- Tehuacán (en el estado mexicano de Puebla) han aparecido dos cabezas de roca volcánica de esta divinidad, que se muestra siempre desollada. En la imagen vemos una de ellas. 

Lee el artículo completo

FOTO: Melitón Tapia / INAH

10 / 60

Torso de piedra

Esta estatua presenta una mano adicional que cuelga del brazo.

 

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas / Cortesía Proyecto Templo Mayor, INAH

11 / 60

Fosa circular

El segundo entierro infantil dedicado a Huitzilopochtli, el dios de la guerra, en el Templo Mayor, en la Ciudad de México.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas / Cortesía Proyecto Templo Mayor, INAH

12 / 60

Cuentas de piedra verde

Esqueleto del niño, al que le colocaron dos orejeras rectangulares de madera, un artefacto de pirita, cinco cuentas de piedra verde que pendían de su cuello, posiblemente de jadeíta traída desde Guatemala, y otras cuentas de color azul hechas con un material desconocido hasta la fecha.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas / Cortesía Proyecto Templo Mayor, INAH

13 / 60

Ofrenda 176

Forma cilíndrica de la caja de la Ofrenda 176, una característica única.

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

14 / 60

Sacrificio azteca

El niño tenía entre 8 y 10 años de edad, presentaba mucho desgaste en los dientes y sufrió de múltiples infecciones en la boca, según la antropóloga física Jacqueline Castro.

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

15 / 60

Pirámide de Teopanzolco

El hallazgo se produjo en la estructura piramidal de la Zona Arqueológica de Teopanzolco, propiciado por el sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre, que causó la inclinación y el hundimiento del centro de la estructura piramidal. 

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

16 / 60

Interior de la pirámide

Los especialistas del INAH han descubierto los restos de un templo originario en el interior de la pirámide de Teopanzolco, en el estado de Morelos.

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

17 / 60

Primera etapa constructiva

Al parecer se trata de los vestigios de la primera etapa constructiva de la pirámide de Teopanzolco.

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

18 / 60

Más de 800 años de antigüedad

La subestructura corresponde posiblemente al periodo Posclásico Medio (1150-1200 d.C.).

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

19 / 60

Muros y banqueta

Durante la intervención de la estructura se encontraron muros recubiertos de estuco, una banqueta y restos de una pilastra.

Lee el artículo completo

Foto: Melitón Tapia, INAH

20 / 60

Labores arqueológicas

Labores en el interior de la pirámide de la Zona Arqueológica de Teopanzolco, en Cuernavaca.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

21 / 60

Sacrificio azteca de un lobo cubierto de oro (México)

El lobo, de unos ocho meses de edad, fue sacrificado por los aztecas y su cuerpo, adornado con piezas de oro purísimo y con un cinturón de conchas del océano Atlántico, fue depositado en una tumba cuadrada entre 1486 y 1502, durante el reinado de Ahuítzotl y el descubrimiento de América por Cristóbal Colón. El entierro sacrificial fue descubierto más de 500 años después cerca del Zócalo, la plaza principal de la Ciudad de México. El lobo representaba a Huitzilopochtli, la principal deidad de los mexicas, el dios del sol y de la guerra, pues se suponía que ayudaría a los guerreros caídos a cruzar el río del inframundo. Más información aquí.

Lee el artículo completo

Foto: Library of Congress

22 / 60

Códice Quetzalecatzin

El Códice Quetzalecatzin, también conocido como el Mapa de Ecatepec-Huitziltepec, muestra información genealógica y la propiedad territorial de la familia indígena "de Leon", desde 1480 hasta 1593. El mapa cubre zonas de los actuales estados de Puebla y Oaxaca.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

23 / 60

Entierro inalterado

El entierro ha permanecido inalterado durante más de 500 años; únicamente quedó afectado en 1900, durante la construcción de la red de alcantarillado. 

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

24 / 60

Criatura divina

"Los aztecas se ocupaban elaborada y simbólicamente de las criaturas porque creían que la presencia de su dios debía de ser venerada", expresa el arqueólogo Leonardo López Luján.

Lee el artículo completo

Foto: Mirsa Islas, cortesía del Proyecto Templo Mayor

25 / 60

Enterrado con mucho oro en una tumba cuadrada

El cadáver del lobo fue cuidadosamente depositado hace cientos de años en un espacio de piedra cuadrado junto con otras piezas del metal precioso y cuchillos de pedernal. 

Lee el artículo completo