1 /149
Los villanos y sus víctimas en el mundo romano

Texto: Enrique Meseguer. Historiador.

Los villanos y sus víctimas en el mundo romano

Jerry Toner, profesor de Cambridge y autor del magnífico Sesenta millones de romanos, vuelve a ofrecernos una obra fascinante, que bucea en todo tipo de documentación para trazar un panorama a pie de calle de los delitos y sus castigos en un violento mundo romano. Toner trata los robos; los fraudes, las falsificaciones y la corrupción; la alta traición y la sedición; los crímenes contra los dioses y la moralidad, y los crímenes de guerra. Y rescata para nosotros decenas de casos, desde las quejas de humildes campesinos egipcios objeto de latrocinio hasta las actuaciones imperiales contra la aristocracia senatorial.

En la jerárquica sociedad romana, quienes conseguían justicia eran los poderosos, cuya influencia sobre los magistrados era decisiva en las sentencias. Por otra parte, la discrecionalidad en la aplicación de las penas hacía que éstas fuesen muy dispares para un mismo delito, dado que los castigos tenían un carácter ejemplar y disuasorio. Por ello no es de extrañar que el futuro emperador Galba mandara cortar las manos de un prestamista deshonesto y coserlas a la mesa donde éste negociaba en el foro. O que los 400 esclavos de Lucio Pedanio Secundo, prefecto de Roma, fuesen crucificados en el año 61 d.C., después de que uno de ellos hubiera asesinado a su amo. Y siempre hubo ámbitos en los que las leyes estuvieron para no cumplirlas, como las del adulterio. En el siglo III, cuando Dión Casio fue cónsul, 3.000 casos aguardaban su atención. ¿Se llegó a juzgar alguno?

Infamia, el crimen en la antigua Roma. Jerry Toner. Desperta Ferro, Madrid, 2020, 256 pp., 23,95 €

Lee el artículo completo

FOTO: Izzet Keribar / Getty Images

La capital del Ponto

En la imagen vemos, iluminadas, las tumbas de los monarcas pónticos excavadas en la roca en la localidad de Amaseia (la actual Amasya, situada en la costa turca del mar Negro), capital del reino del Ponto.

Lee el artículo completo

FOTO: DEA / Scala, Firenze

Mujer con recién nacido

Una mujer joven amamanta a un niño en este fresco pompeyano. Es muy probable que se trate de la nodriza del pequeño. 

Lee el artículo completo

FOTO: Dagli Orti / Aurimages

Mujeres y niños

Según el médico Sorano, "la nodriza no debe ser ni demasiado joven ni dema siado vieja, tendrá entre 20 y 40 años, habrá tenido ya dos o tres hijos, estará sana [...]. Ha de ser moderada, sensible, pacífica. Será griega de nacimiento".  En la imagen, relieve en el Museo de la Civilización Romana, Roma.

Lee el artículo completo

FOTO: Album

El nacimiento de la Vía Láctea

La diosa Hera aparta al pequeño Hércules de su seno y la leche derramada crea la Vía Láctea. Rubens. 1636- 1637. Museo del Prado, Madrid. 

Lee el artículo completo

FOTO: Ivan Vdovin / AGE Fotostock

Las ruinas de Timgad

Vista general de las ruinas de la ciudad romana de Timgad, en Argelia. Al fondo se alza el arco monumental en honor al emperador Trajano.

Lee el artículo completo

FOTO: DEA / Album

Mosaico de Neptuno

Mosaico que representa al dios Neptuno montado en una cuadriga tirada por caballos marinos. Museo Arqueológico, Timgad.

Lee el artículo completo

FOTO: Christie's Images / Scala, Firenze

Joyería romana

Dos mujeres observan un collar en la tienda de un comerciante de joyas en Pompeya. Óleo por Ettore Forti. Siglo XIX. 

Lee el artículo completo

FOTO: DEA / Album

Cofre lleno de joyas

Una mujer extrae un collar de perlas de un cofre lleno de joyas. Fresco del palacio de Constantino en Tréveris. Siglo IV d.C. Museo Episcopal, Tréveris.

Lee el artículo completo

FOTO: Foglia / Scala, Firenze

Brazalete oro con perlas

Brazalete de oro y perlas conservado en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles. 

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Joyas sofisticadas

Pendiente del tipo crotalia, hecho con oro, perlas, granates y vidrio. Siglo III.

Lee el artículo completo

FOTO: Scala, Firenze

Tienda de joyas

En Roma, los vendedores de perlas ocupaban un recinto llamado Porticus Margaritaria, donde se fabricaban y vendían las joyas. La existencia de este lugar sólo se conoce por inscripciones, y se ignora su localización exacta. En la imagen, tienda de joyas en un relieve. Museo de la Civilización Romana, Roma. 

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Un trabajo de riesgo

Los buscadores de perlas se tapaban orejas y nariz con cera antes de sumergirse. Se colocaban pesos para llegar al fondo marino y mantenían el cuerpo atado al barco con cuerdas. Cuando querían subir a la superficie, daban varios tirones. Otro método, menos peligroso, era usar redes de arrastre. En la imagen, nadador de vidrio que decoraba un mueble.

Lee el artículo completo

FOTO: Foglia / Scala, Firenze

Anillo con perla

Anillo de oro rematado con una perla, procedente de Oplontis, cerca de Pompeya. Museo Arqueológico Nacional, Nápoles. 

Lee el artículo completo

FOTO: Foglia / Scala, Firenze

Collar engastado con perlas

Collar de oro, perlas y piedras duras procedente de Pompeya. Museo Arqueológico Nacional, Nápoles. 

Lee el artículo completo

FOTO: Bridgeman / ACI

Vacaciones junto al mar

Los romanos pudientes disfrutaban de su tiempo de ocio, sobre todo durante los insoportables veranos de la Urbe, en lujosas villas situadas en la bahía de Nápoles, con imponentes vistas al mar. Óleo por Ettore Forti. Siglo XIX 

Lee el artículo completo

FOTO: AKG / Album

Banquete en Pompeya

Una pareja se besa durante un banquete. Fresco pompeyano del siglo I. Museo Arqueológico Nacional, Nápoles.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Tumba del Atleta

En la parte superior de la imagen se distingue uno de los estrígilos, una especie de bandeja alargada que usaban los atletas para retirar el sudor y el aceite del cuerpo.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Hallazgo de la tumba

La tumba ha sido descubierta durante unos trabajos de arqueología preventiva en la zona de Case Rosse, al noreste de Roma.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Entrada de la tumba

La sepultura está formada por una cámara excavada a unos 2 metros de profundidad del suelo actual.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Bancos laterales

Sobre unos bancos laterales tallados en la roca estaban depositados los restos de dos hombres adultos.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Ajuar funerario

La Tumba del Atleta destaca por su ajuar funerario en óptimo estado de conservación.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Prácticamente intacta

La tumba, prácticamente intacta, ha sido fechada en la época republicana, entre el siglo IV y el III a.C.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Excelente estado de conservación

Esqueleto de un individuo y ajuar funerario en buen estado de conservación.

Lee el artículo completo

Foto: Soprintendenza Speciale Archeologia, Belle Arti e Paesaggio di Roma

Ofrendas alimentarias

Dentro de dos platos y de dos copas se han podido identificar los restos de las ofrendas alimentarias que fueron realizadas durante los ritos funerarios: los huesos de un conejo y los de un cabrito o cordero.

Lee el artículo completo