Cuando el agua desapareció de las pirámides

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Esta foto muestra una imagen muy poco usual: la pirámide de Kefrén, en Giza, reflejada en un charco de agua tras un periodo de lluvias intensas en El Cairo. Ya de por sí es muy raro que llueva en la meseta de Giza (estadísticamente, tiene entre 2 y 3 días de precipitaciones anuales), pero más aún que lo haga de forma intensa y continuada. Las raras veces que esto ocurre son en diciembre y enero, los meses más húmedos, en los que las precipitaciones escalan típicamente hasta un “pico” de 8 mm.

Sin embargo, el paisaje de Giza no siempre fue así, al contrario: las pirámides fueron construidas en este lugar cuando uno de los brazos del Nilo discurría junto a la meseta, para facilitar así las operaciones de descarga de los bloques de construcción; también crecía la vegetación junto al canal, creando seguramente un paisaje mucho más impresionante que el actual.

Pero los brazos del Nilo fueron cambiando de curso y desapareciendo uno tras otro, hasta dejar solamente dos en la actualidad. Esto, unido al cambio climático, ha convertido Egipto en un país mucho más desértico y seco del que era cuando se erigieron las pirámides.

 

Para saber más

Construcción de las pirámides

¿Cómo arrastraron los egipcios las piedras de las pirámides?

Leer artículo