¿Pez prehistórico o fósil viviente?

Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Un grupo de científicos examinan el cuerpo de un celacanto capturado en las islas Comores en 1956. Para preservar el pez, se le inyectó formalina antes de enviarlo a París en avión. Se trataba de un hallazgo excepcional ya que, hasta 1938, se creía que estos peces prehistóricos habían desaparecido junto con los dinosaurios durante la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno.

El descubrimiento de un ejemplar vivo en la costa oriental de Sudáfrica, en 1938, fue toda una revolución. En la década de 1950 se hallaron más ejemplares en el océano Índico y, en 1998, se identificó una segunda especie en las islas Célebes. El problema para estudiarlos, además de su escasez, era que al principio era imposible capturarlos con vida, ya que al estar adaptados para vivir en aguas profundas la diferencia de presión los mataba al subirlos a la superficie. No fue hasta 1987 cuando, mediante un sumergible, se pudo estudiar directamente estos animales en su medio natural.

Los celacantos son a menudo calificados como fósiles vivientes y no es para menos: existen desde hace por lo menos 400 millones de años, lo que los sitúa entre los seres vivos más antiguos que todavía pueblan el planeta, y además sus características físicas han cambiado muy poco a lo largo de las eras, lo cual los dota de un gran interés para estudiar la evolución de los peces. Por desgracia son también muy escasos y se los considera en peligro de extinción.