El último emperador

Foto: AP

Al término de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la tropas comunistas de la URSS liberaron la región china de Manchuria del dominio japonés y terminaron así con el reinado del último emperador chino Puyi, instalado en este territorio desde principios de la década de 1930. Con el ascenso del comunismo chino y la proclamación de la República Popular de China el 1 de octubre de 1949 por parte de su líder, Mao Zedong, el exemperador fue recluido en la cárcel de Fushan, donde se le puede ver sobre estas líneas todavía en el año 1956. Había pasado allí los últimos 11 años. Tras cumplir condena por traidor y ser reeducado, fue liberado de su cautiverio en 1959. A partir de entonces trabajó como jardinero en el Jardín Botánico de Pekín y como archivador en la Biblioteca Nacional. A pesar de la polémica alrededor de su muerte por un posible asesinato, lo más probable es que Puyi muriera a causa del cáncer o de la insuficiencia cardíaca que sufrió durante los años anteriores a su muerte en 1967.

Compártelo