La traición de Múnich

Acuerdos de Munich 1938

CC
Acuerdos de Munich 1938

CC

El 30 de septiembre de 1938, los primeros ministros de Francia y el Reino Unido -Édouard Daladier y Arthur Neville Chamberlain- se reunieron en Múnich con los líderes de la Alemania nazi Adolf Hitler y de la Italia fascista Benito Mussolini. Sobre la mesa estaba el delicado tema de los Sudetes, una región de Checoslovaquia de mayoría alemana que Hitler reclamaba para el Tercer Reich. Francia y el Reino Unido accedieron a ceder los Sudetes a Alemania sin consultarlo antes con los representantes de Checoslovaquia, a quienes no se les dio voz ni voto en la reunión, por lo que llamaron a los acuerdos “la traición de Múnich”. Con la anexión, los checos de los Sudetes se convirtieron en ciudadanos de segunda categoría y muchos emigraron a otras regiones del país. La esperanza de Daladier y Chamberlain era que este acuerdo impediría la guerra, puesto que Hitler había prometido conformarse con los Sudetes, pero no fue así: en marzo de 1939 las tropas alemanas invadieron Chequia y convirtieron Eslovaquia en un estado satélite del Tercer Reich.

Compártelo