Un trágico concierto

AP 20344861815006

Foto: AP

Esa fría noche de diciembre de 1979 se presentaba para muchos jóvenes de la ciudad de Cincinnati, en el estadounidense estado de Ohio, como la promesa de una noche memorable. Para algunos lo sería, aunque no de la forma esperada. Miles de personas tenían entradas para un deseado concierto que la banda de rock The Who iba a dar en el Riverfront Coliseum y esperaban en sus puertas a la apertura del espacio para poder entrar. Parece ser que los músicos empezaron con las pruebas de sonido y algunos pensaron que el concierto comenzaba, y a continuación se produjo una inesperada avalancha de gente que se dirigía a toda prisa hacia la puerta. La estampida provocó un tapón de personas que recibía toda la presión del resto de gente que todavía trataba de entrar, sin saber que aquella insistencia empeoraba aún más la situación. 11 jóvenes de entre 15 y 27 años murieron poco antes de empezar el evento y otros muchos resultaron heridos. Sobre estas líneas se puede ver el aspecto del lugar después del dramático suceso. A pesar de todo, el concierto se celebró para tratar de evitar daños mayores. Sin embargo, los integrantes de la banda han explicado posteriormente que nunca se recuperaron del todo después de aquella tragedia.