Tragedia en Le Mans

AP 550611087

Foto: AP images

Han pasado más de 65 años y sigue siendo considerado el peor accidente de la historia del automovilismo. El origen estuvo en un percance durante la carrera, pero la causa real de que más de 80 personas perdieran la vida fue la ausencia total de medidas de seguridad. Durante las 24h horas de Le Mans de 1955, en uno de los múltiples adelantamientos, uno de los pilotos hizo una maniobra inesperada que provocó que dos coches que se acercaban por detrás a casi 200 km/h chocaran contra él. Uno de los automóviles salió despedido hacia las gradas, desintegrándose y provocando una lluvia mortal de piezas sobre el público. El piloto también murió en el accidente, junto a otras 84 personas, y dejó 82 heridos. La imagen sobre estas líneas captó los instantes posteriores al accidente, en los que, en medio del caos, algunos supervivientes ayudan a alejarse de las llamas a los heridos.