Un tiburón en el agua

jaws

jaws

Foto: AP images

Que la película Tiburón (Jaws, en inglés), de 1975, cambió el paradigma del cine comercial hollywodiense es un hecho que apenas nadie discute. A pesar de que el rodaje fue bastante caótico –multiplicó por 3 el presupuesto inicial, se alargó mucho más de lo previsto y el equipo acabó harto de las exigencias del director, entre otras muchas cosas– la película acabó convertida en uno de los mayores éxitos de taquilla de la historia. Además del miedo irracional al mar que infundió a toda una generación, la producción dejó un sinfín de curiosas anécdotas. Para empezar, antes de Spielberg hubo otro director que fue despedido por su ignorancia sobre los tiburones. Spielberg y los productores insistieron en grabar en el mar, e incluso plantearon la posibilidad de entrenar a algunos tiburones, algo que fue descartado pronto, pues era biológicamente imposible. Por ello, se construyeron tres tiburones mecánicos, cada uno de ellos a un precio de 250.000 dólares cada uno. Además, hubo muchos problemas de funcionamiento por lo que el director no pudo mostrarlos tanto como quería. La crítica, el público y el propio Spielberg coincidieron a posteriori que este fue uno de los efectos que mejor contribuyó a crear la tan alabada tensión de la película. En la imagen se puede ver una impactante escena del rodaje.

Para saber más

El 'Bambi' original

El 'Bambi' original

Leer artículo