Tamiles vs cingaleses

AP 8506070377

Foto: AP images

Durante más de un cuarto de siglo, una sangrienta guerra olvidada asoló un país insular del Índico conocido durante mucho tiempo como el Reino de Ceilán. El complejo conflicto de Sri Lanka, el nuevo país surgido de la descolonización británica en 1948, hunde sus raíces precisamente en la época colonial, cuando la minoría tamil recibió ciertos tratos favorables. A ello se le añadieron elementos desestabilizadores como el enfrentamiento étnico y religioso entre los tamiles y los cingaleses, población mayoritaria en la isla que asumió el poder con la independencia. El arrinconamiento de los tamiles provocó fuertes resentimientos que llevaron a la creación de varios grupos armados que terminaron aglutinados bajo el liderazgo de los Tigres, cuyas violentas tácticas incluían ataques terroristas. En la imagen, se puede ver un grupo de tamiles recibiendo entrenamiento militar en 1983, uno de los periodos más duros de la guerra junto con el principio de la década de 1990. Tras más de 25 años de vulneración de los derechos humanos de la población por parte de los dos bandos, atentados, bombardeos y la muerte de unas 40.000 personas según la ONU, una dura ofensiva del ejército gubernamental forzó la rendición de los Tigres en 2009. Aún así, la resolución del conflicto resultó en acuerdos muy precarios y la tensión sigue latente en muchas partes del pequeño país.