'Somos partisanos'

Masha Bruskina

Foto: CC

Con el inicio de la Operación Barbarroja (Segunda Guerra Mundial) en junio de 1941, los territorios de la actual Bielorrusia también quedaron atrás con el avance de las tropas nazis hacia el este. Entonces bajo el control de la URSS y limítrofe con Polonia, dentro de las fronteras bielorrusas se encontraba mucha población que podía ser represaliada por los invasores, entre ellos una numerosa comunidad judía. Tras la invasión, los partisanos organizaron un potente movimiento de resistencia que, aunque era muy activo, apenas hizo algún daño relevante entre las filas nazis. Entre ellos estaba Masha Bruskina, una joven nacida en Minsk 17 años antes y militante del Partido Comunista que se implicó en la lucha contra la ocupación. Fue capturada en octubre de 1941 y sometida a terribles torturas durante las cuales no delató a nadie. Junto a otros dos compañeros, fue obligada a caminar por las calles de la capital sosteniendo un cartel en el que se podía leer 'Somos partisanos y hemos disparado contra tropas alemanas' a modo de advertencia para aterrorizar a sus conciudadanos. Tras ello, fueron colgados públicamente el 26 de octubre de 1941.