Del ska al reggae

Jamaica Ska

Foto: Cordon Press

A pesar de que Jamaica se había independizado del Reino Unido en 1962, existía en las principales ciudades del país -lugares donde se concentraba la creciente migración del campo a los núcleos urbanos- un sector de la población joven, de origen humilde, que vivía la parte más dura de la nueva realidad por la falta de recursos y la ausencia de un horizonte de mejora. Muchos terminaban abocados al crimen o la violencia. La recién conseguida independencia y la consolidación de este nuevo fragmento de la sociedad fue inmediatamente posterior al nacimiento de la música ska, por lo cual ambos fenómenos quedaron asociados a este nuevo género musical original jamaicano. Pronto, este derivó en el llamado rocksteady, de ritmo más lento, cuyas letras y temas a menudo reflejaban los problemas y conflictos de los jóvenes jamaicanos ahora autodenominados Rude boys. Algunos de sus cantantes más representativos fueron Desmond Dekker, Alton Ellis o Jimmy Cliff o grupos como The Paragons, The Ethiopians o The Jamaicans. Una de las mayores particularidades de este estilo musical era el baile, tal y como trataban de demostrar los dos bailarines jamaicanos de la imagen en Nueva York en 1964. Entonces, el panorama musical jamaicano se abrió a la escena internacional y sus influencias llegaron a casi todo el mundo, aunque de manera muy particular a Inglaterra durante la década de 1960. Tanto el ska como el rocksteady fueron los precursores del popular reggae que durante los años 70 del siglo pasado terminó por convertirse en uno de los símbolos por excelencia de Jamaica.