Siena, libre y feliz

AP 4407030149

Foto: AP images

En mayo de 1943 terminaba la Campaña del norte de África, durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), con la victoria para el bando aliado. A continuación y aprovechando la inyección de moral, los Aliados decidieron seguir con su avance por Italia con la invasión de Sicilia. Ésta tuvo lugar en julio de 1943 y la isla cayó en tan solo un mes. Había empezado la Campaña de Italia, cuyo siguiente paso consistía en avanzar hacia el norte hasta conquistar la península a los alemanes. Durante los siguientes dos años que se alargaría la liberación italiana, los Aliados encontraron una fuerte resistencia organizada desde los altos mandos nazis después de que el rey italiano Victor Manuel III ordenara la detención de Mussolini. La Línea Gustav mantuvo a las fuerzas aliadas al sur de Roma hasta mayo de 1944. Tras cruzarla, el ejército alemán siguió retrocediendo hacia el norte, cediendo en su retirada pueblos y ciudades cuyos habitantes se lanzaban inmediatamente a las calles para celebrar una tan esperada liberación. La alegría brotaba por todos los rincones, como muestra la fotografía sobre estas líneas tomada en la ciudad histórica de Siena a principios de julio de 1944. Brazos levantados, amplias sonrisas y un casco antiguo en el que no cabe ni un alma crean una imagen de felicidad absoluta. Sin embargo, unos kilómetros más al norte todavía les esperaba la Línea Gótica, otra frontera defensiva en la que se enrocaría la lucha.