"Siempre nos entenderemos"

Tehran Conference, 1943

Tehran Conference, 1943

Tehran Conference, 1943

Tehran Conference, 1943

“El presidente es mi amigo y siempre nos entenderemos”: eso es lo que dijo Stalin de su homólogo estadounidense, Franklin D. Roosevelt, al término de la conferencia de Teherán en noviembre/diciembre de 1943. Llegar a acuerdos con el líder soviético fue una de las principales preocupaciones del presidente norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial, consciente de que la URSS era un aliado necesario tanto para vencer al Eje como para reconstruir el mundo de la posguerra.

El talante de Roosevelt era, en opinión de quienes lo conocieron, su gran arma de negociación. Andréi Gromyko, embajador de la URSS, dijo de él que “nunca empleaba palabras desagradables en las conversaciones, incluso con sus oponentes políticos” y que “recurría en su lugar al humor, aun cuando sus ingeniosos comentarios pudieran ser dolorosos”. De no haber sido por su repentina muerte a causa de una hemorragia cerebral, la historia podría haber sido muy distinta: su sucesor en la Casa Blanca, Harry Truman, no era el tipo de amigo con el que Stalin se entendía.