Roma, libre

AP 440605052

Foto: AP images

A pesar de que los Aliados ya habían desembarcado en Sicilia y habían progresado por tierras italianas desde el sur hacia el norte, hasta Nápoles, cuando llegaron al sur de Roma, el principal objetivo, se encontraron con una fuerte resistencia. Era el invierno de 1943 y se habían topado con la línea Gustav, una serie de defensas alemanas que protegían la capital, ahora bajo control nazi. Los combates duraron hasta mayo del año siguiente, cuando las tropas aliadas consiguieron romper la línea defensiva y penetrar en la ciudad. En la imagen sobre estas líneas tomada el 5 de junio de 1944 –un día antes del Desembarco de Normandía–, se puede reconocer uno de los monumentos más emblemáticos de Roma, el Coliseo, bajo el cual avanzan los soldados estadounidenses, siguiendo la retirada de las tropas del Eje. Acababa de ser liberada del yugo nazi la primera capital europea, tras ella vendrían todas las demás, y con ello el final de la Segunda Guerra Mundial.