El principio del fin

AP 370112039

Foto: AP

No era la primera vez que León Trotski llegaba a un lugar que le era extraño para empezar una nueva vida en el exilio, pero sí sería la última. Aunque en esta ocasión era diferente a cuando en 1899, con 20 años, fue enviado a Siberia tras haber pasado unos años en prisión acusado de agitador social en la Rusia zarista. La imagen sobre estas líneas muestra al revolucionario ruso en 1937 junto a su compañera Natalie Sedov a su llegada a México huyendo de la persecución a la que estaba siendo sometido por Stalin. Tras el triunfo de la Revolución rusa en 1917 y la muerte de Lenin en 1924, fue acusado de traidor y tuvo que huir del país. Su vida terminaría precisamente en México en 1940 tras haber sido atacado por un agente español del NKVD enviado desde Moscú, Ramón Mercader.

Compártelo