La primera masacre nuclear

6  Hiroshima (U S  Navy Public Affairs)

6 Hiroshima (U S Navy Public Affairs)

US Navy Public Affairs
6  Hiroshima (U S  Navy Public Affairs)

6 Hiroshima (U S Navy Public Affairs)

US Navy Public Affairs

El 6 de agosto fue un día fatídico en la historia bélica: la fecha en la que la ciudad de Hiroshima fue prácticamente borrada de la faz de la tierra por la primera bomba atómica de la historia. Murieron más de 160.000 personas: aunque no fue el ataque más devastador de la guerra en territorio japonés, sí causó una gran conmoción en la opinión pública por la brutalidad e inmediatez de la destrucción.

A pesar de las imágenes de la devastación, tres días más tarde se lanzó una segunda bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki, matando a otras 80.000 personas aproximadamente. En su momento, el presidente estadounidense Harry Truman justificó esta decisión por el deseo de obtener una rendición inmediata y así evitar una invasión de Japón que habría podido costar muchas más vidas. Si fue así, lo logró: seis días más tarde, Japón se rindió incondicionalmente.

Para saber más

Nagasaki, la segunda bomba

Hiroshima y Nagasaki: la masacre de las bombas atómicas

Leer artículo

Pero, ya en aquel momento, se cuestionó la necesidad y sobre todo la moralidad de utilizar armas tan devastadoras contra ciudades enteras, ya que causaron la muerte indiscriminada de decenas de miles de personas que nada tenían que ver con la guerra y dejaron secuelas a largo plazo en los supervivientes. Esa decisión pesa aún sobre el recuerdo de Truman, como responsable directo de haber ordenado los bombardeos; especialmente el segundo, cuando las consecuencias ya se habían visto directamente.

A raíz de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki se intensificaron los llamamientos a nivel internacional para controlar y regular el uso de armas nucleares, lo que llevó a la creación de organizaciones y tratados internacionales para evitar la proliferación de este tipo de armas. Esto no impidió que se siguieran realizando pruebas nucleares durante la Guerra Fría, pero nunca más se volvió a lanzar una bomba nuclear contra un lugar poblado.