De la piscina al campo de batalla

AP 4304020151
AP 4304020151

Foto: AP

Saltar desde una torre de 11 metros aproximadamente hacia una piscina llena de residuos y escombros es parte del entrenamiento final que reciben los marines como en el programa que les prepara para el servicio al que serán destinados. De esta foto tomada en abril de 1943 se deduce que muy posiblemente serán enviados a alguno de los múltiples frentes activos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Tras el salto, los marines deberán quitarse la ropa rápidamente en el agua mientras nadan para alcanzar el lado opuesto de la piscina. Quizás, algo parecido a lo que se encontrarán meses después en el campo de batalla.

Compártelo