Operación Ciudadela

Heinz Guderian

Foto: CC

Durante el verano de 1943, las tropas alemanas y soviéticas se enfrentaron en la llamada Batalla de Kursk, que tuvo lugar en el Frente del este de la Segunda Guerra Mundial, a apenas 500 kilómetros de Moscú. Hitler creía que una victoria alemana en territorio soviético alentaría a sus socios, que comenzaban a dudar tras los últimos éxitos aliados, por lo que decidió lanzar la operación Ciudadela. El plan consistía en una ofensiva con dos movimientos simultáneos de pinza que pretendían cazar las tropas rusas por el norte y por el sur. Sin embargo, la URSS conocía de antemano los planes gracias al trabajo de la inteligencia británica y pudo contener el ataque, lanzando una posterior ofensiva que les permitió alzarse con la victoria en esta batalla. Sería la última ofensiva alemana de la contienda, pues ya había comenzado la invasión aliada de Sicilia y partir de entonces la Wehrmarcht se vio obligada a defenderse e incluso a retirarse en muchos frentes. En la imagen se puede ver a Heinz Guderian, coronel general de las fuerzas alemanas y uno de los más críticos con la operación, viajando en avión al frente del este en 1943.