"¡No fotos!"

AP 460316023

Foto: AP

Hacia finales de abril de 1945, los berlineses podían escuchar las explosiones de la artillería rusa desde las ventanas de sus casas. A su vez, Hitler se encerraba en su búnker con sus colaboradores más cercanos y ordenaba a las fuerzas de la Wehrmacht resistir hasta el final. Pocas jornadas después, el 30 de abril, el Führer se suicidó y el 2 de mayo las tropas del ejército Rojo entraron en Berlín. Habían capturado la ciudad a los nazis, pero ahí empezó el infierno de la población civil, pues los soldados totalmente deshumanizados tras años de guerra se ensañaron con la ciudadanía. En la conferencia de Potsdam que tuvo lugar en julio de 1945 se decidió la partición de Alemania y de Berlín en cuatro zonas de ocupación -una para cada potencia aliada-, que a la práctica y con la nueva realidad de la Guerra Fría fueron dos: la parte occidental frente a la oriental, bajo control soviético. La imagen sobre estas líneas fue tomada en marzo de 1946 y muestra un policía alemán aproximándose a la cámara del fotógrafo para tratar de impedir que tome la foto, según le habían ordenado los oficiales rusos. Tras él, se puede ver un paisaje urbano completamente en ruinas.

Compártelo