Misterio y arqueología

AP 580831042

Foto: AP images

Como si de uno de sus libros se tratara, el 4 de diciembre de 1919 el coche de Agatha Christie apareció abandonado lejos de su casa. No se supo nada acerca del paradero de la escritora hasta 11 días después, cuando apareció totalmente desorientada y sin recordar nada de lo que había ocurrido. Nunca se pudo esclarecer qué pasó. Dos años después se separó de su marido, y a partir de 1928, cuando hizo su primer viaje a Estambul y Bagdad a bordo del Orient Express, empezó un periodo en el que llevaría a cabo numerosos viajes. Conoció a un joven arqueólogo al que acompañó en muchos en sus trabajos, implicándose en las labores arqueológicas, experiencias que le sirvieron de inspiración para muchas de sus historias. En 1958, cuando fue tomada esta imagen en una visita a la Acrópolis, ya era una reputada escritora galardonada con numerosos premios, entre ellos el título de Dama del Imperio Británico o el primer Grand Master Award.