Mercado negro

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

En los meses posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial, los berlineses vivieron momentos muy difíciles. Como en muchos otros lugares, obtener comida y suministros era difícil y el mercado negro era a menudo la opción más sencilla, aunque cara y peligrosa. No solo se trataba de comida, sino de combustible, ropa y otros bienes básicos. En la fotografía, la policía de Berlín inspecciona las bolsas de la compra: quienes eran descubiertos con bienes adquiridos ilegalmente, tanto compradores como vendedores, eran arrestados.

No obstante, a veces los propios responsables de realizar las inspecciones podían hacer la vista gorda si se les “convencía” adecuadamente. Los informes de los oficiales advertían de los sobornos continuos a los responsables de los controles y los abusos de estos hacia los civiles berlineses, pero la división de la ciudad entre los países aliados hacía difícil atajar el problema: el coronel Francis Miller, responsable americano en el comité tripartito que controlaba Berlín Oeste, hizo un duro alegato en el Senado estadounidense contra la situación que vivían los berlineses y llegó a decir que “las tropas alemanas que habían ocupado Francia se comportaron mejor con la población que las tropas americanas que ocupaban Alemania”.