La masacre de Lídice

HISL014 EC181 H

Foto: Cordon Press

El 27 de mayo de 1942, el reichprotektor Reinhard Heydrich se dirigía Berlín para reunirse con Hitler cuando fue interceptado por un comando que tenía el propósito de matarle. La operación falló en primera instancia, pero pocos días después, el 4 de junio, Heydrich moría en el hospital a consecuencia de una infección. El Führer enfureció cuando recibió la noticia y ordenó encontrar a los autores del atentado a toda costa. Tras unos días de búsqueda infructuosa, las represalias se recrudecieron. Algunos pueblos checos sospechosos de acoger o ayudar a los atacantes fueron completamente arrasados, como fue el caso de Ležáky o de Lídice. En el segundo, el 10 de junio de 1942 un grupo de soldados alemanes se trasladaron hacia allí y lo cercaron. Reunieron a todos los hombres y jóvenes mayores de 15 años y les fusilaron, 172 en total. En la imagen se puede ver los cuerpos de algunos de ellos yaciendo en el suelo tras los disparos. Las mujeres, 49, fueron trasladadas al campo de concentración de Ravenbrück, donde la mayoría terminaron muriendo. Y, por último, los 90 niños fueron clasificados según criterios raciales y enviados a los guetos o a familias arias, donde serían criados por familias afines al régimen. Cuando ya no quedaba nadie en la localidad, se le prendió fuego para reducirla a cenizas y borrar su rastro para siempre.