'Las patas en la fuente'

patas en la fuente

Foto: AP images

La Plaza de Mayo, uno de los puntos neurálgicos más célebres de Buenos Aires (Argentina), se convirtió un 17 de octubre de 1945 en el lugar fundacional del Peronismo. El nacimiento de este movimiento estuvo muy ligado al auge de la movilización de los sindicatos, a los cuales Juan Domingo Perón había integrado en el discurso político que defendía desde dos años atrás desde la Secretaría de Trabajo del gobierno. Parecía que, por fin, la clase obrera argentina empezaba a tomar protagonismo y veía realizadas algunas de sus aspiraciones. Sin embargo, el 8 de octubre de 1945 tuvo lugar un golpe de estado y Perón fue obligado a renunciar a sus cargos y apresado. El 18 de octubre se había convocado una manifestación en defensa de los hitos conseguidos por el proletariado, pero la noche anterior y de manera espontánea, un gran número de trabajadores de los barrios humildes empezaron a dirigirse hacia la capital, convergiendo en la Plaza de Mayo. Allí, muchos de ellos pusieron sus 'patas en la fuente' –nombre popular con el que sería conocida la fotografía– para aliviar el cansancio de la caminata, algo que se leyó como una alegoría del hartazgo de la clase trabajadora tras años de injusticia. La gran cantidad de gente reunida defendía también la puesta en libertad del líder político. Aquella se convirtió en una jornada histórica que desde entonces se ha considerado una fecha clave en los inicios del Peronismo.