Una larga liberación

AP 441202137

AP 441202137

Foto: AP images

La campaña mediante la cual las fuerzas del Eje ocuparon Bélgica fue una de las más eficientes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Menos de 20 días bastaron a la Wehrmacht para someter al ejército belga en mayo de 1940. Desde entonces, la resistencia trabajó en la clandestinidad y desde el exterior para liberar a su país de la ocupación. Sin embargo, no fue hasta septiembre de 1944 —y tras el éxito del Desembarco de Normandía—, que los Aliados consiguieron liberar Bruselas, la capital, y poco después también la ciudad de Amberes. En el caso de esta última, la paz tardó un poco más en llegar, pues la situación estratégica de su puerto hizo que los alemanes trataran de mantenerla a toda costa. Esta imagen muestra una mujer gravemente herida siendo atendida en el suelo de una calle céntrica de Amberes tras recibir el impacto de una bomba V1 lanzada desde el aire el 2 de diciembre de 1944, casi tres meses después de la liberación de la ciudad.