La crisis de los rehenes en Irán

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Entre noviembre de 1979 y enero de 1981, 52 ciudadanos estadounidenses fueron tomados como rehenes durante un asalto a la embajada de EE.UU. en Teherán. A cambio de liberarlos, sus captores exigían la extradición a Irán del último shah, Mohammad Reza Pahlevi: el monarca había sido destituido durante la Revolución Islámica, aprovechado su viaje a Nueva York para someterse a un tratamiento para el cáncer que sufría. El asalto a una embajada fue visto como un ataque al derecho internacional y la administración de Jimmy Carter se negó a ceder.

Los rehenes permanecieron bajo arresto durante 444 días. En esta foto, tomada en diciembre de 1979, el reportero Alex Paen entrega postales de Navidad dirigidas a ellos por parte de ciudadanos estadounidenses que deseaban darles ánimos, que fueron recogidas por los guardias iraníes. En noviembre del año siguiente, Ronald Reagan ganó las elecciones y accedió a entablar negociaciones para la liberación de los rehenes. Tras aceptar tres de las cuatro condiciones que el gobierno iraní exigía para la liberación, los rehenes fueron enviados a Alemania, desde donde pudieron regresar finalmente a Estados Unidos.