De la independencia al caos

AP 6207010536

Foto: AP

El actual territorio de Burundi era una región ocupada por los pueblos indígenas Twa, Hutu y Tutsi, siendo estos últimos los que habían ostentado el poder desde su formación. Sin embargo, a principios del siglo XX las potencias europeas llegaron a la región y Alemania y Bélgica establecieron allí sus colonias. No fue hasta 1962 cuando el país recuperó su independencia, restaurando la antigua monarquía Tutsi, algo que los hombres que aparecen en la imagen sobre estas líneas celebran con alegría y bailes tribales. Con la desaparición del poder colonial, se hizo patente en el país la inestabilidad política, debido a lo cual, desde entonces, ha habido golpes de estados, guerras civiles y graves enfrentamientos entre etnias que han desembocado en terribles masacres, como la que tuvo lugar en los años 90 entre Tutsis y Hutus.

Compártelo