La huella de Rosa Parks

huella dactilar Rosa Parks

Foto: Gtres

El 1 de diciembre de 1955 una mujer regresaba a su casa desde el trabajo montada en un autobús de Montgomery, Alabama (Estados Unidos). El bus se llenó y varias personas quedaron de pie, pues no había asiento para todos. El conductor detuvo el vehículo y le pidió a tres mujeres negras que viajaban en la parte reservada para los ciudadanos negros que se levantaran para ceder el asiento a las personas blancas. Una de ellas era Rosa Parks y se negó a ceder su lugar, con lo cual fue denunciada y detenida, como se puede ver en la imagen sobre estas líneas en la que se le están tomando las huellas dactilares. Aquella fue una pequeña victoria sin más repercusión que su detención, pero su acto creó consciencia en muchas personas que desde entonces la consideran una líder del movimiento por los derechos civiles en el mundo, dejando una huella indeleble en la historia.

Compártelo