El gran icono de la moda

Foto: Cordon Press

Foto: Cordon Press

Cuando tenía poco más de 10 años, vio morir a su madre víctima de la tuberculosis, y su padre, que no podía mantener a una familia numerosa, la dejó a ella y a su hermana a cargo de las monjas que gestionaban el orfanato de Aubazine. Gabrielle Chanel, más conocida como Coco Chanel, permaneció allí hasta los 18 años, cuando empezó a labrarse un futuro que la llevaría bien lejos de sus humildes orígenes. Tras comenzar como ayudante de sastre, empezó a codearse con la nobleza y pronto consiguió financiación para abrir su primera tienda en París. Durante los primeros años del siglo XX, confeccionó algunos de sus diseños más conocidos que se convertirían en dos piezas simbólicas: el mini vestido negro y un sombrero de la que ella fue una de las principales promotoras, pues lo lucía a menudo. En la imagen se la puede ver con otra de sus creaciones, el traje chaqueta con cinturón, en 1936. Pronto se convirtió en un icono de mujer independiente y autónoma. Sin embargo, sus polémicas acciones como colaboracionista durante la ocupación nazi de Francia en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) empañaron el buen nombre que se había granjeado su firma. Tras la contienda su negocio recuperó la fama y el nombre de Chanel quedó vinculado para siempre a la renovación de la moda de alta costura de la primera mitad del siglo XX.

Compártelo