Una gesta digna del capitán Nemo

Foto del día

Foto del día

Foto: AP
Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Una multitud se reunió en las calles de Nueva York el 27 de agosto de 1958 para celebrar una gesta digna del capitán Nemo, el excéntrico aventurero de Julio Verne: la travesía del océano Pacífico al Atlántico pasando por debajo del Polo Norte. Los homenajeados en este caso eran los tripulantes del Nautilus, el primer submarino nuclear de la historia.

El Nautilus zarpó de Point Barrow (Alaska) el 1 de agosto de aquel año y navegó más de 1.000 millas náuticas a más de 150 metros de profundidad, hasta emerger en aguas de Groenlandia el 5 de agosto, y terminó su travesía dos días después en Islandia. Se había abierto una nueva ruta submarina y se había probado la capacidad de los motores nucleares, lo que cual celebrado como una gran gesta en los ámbitos de la exploración y el transporte.