El gángster, condenado

al capone

al capone

Foto: AP images

Lo que empezó como una incipiente carrera ejerciendo de simple guardaespaldas de uno de los gángsters más importantes de Nueva York acabó convirtiéndose una de las trayectorias criminales más conocidas de la historia. Al Capone tuvo como mentores a algunos de los delincuentes más célebres del país, como por ejemplo el jefe de la mafia Johnny Torrio. Cuando se trasladó a Chicago se benefició enormemente de la aprobación de la Ley Seca mediante el contrabando de alcohol. Pronto, su fama y sus crímenes fueron tan populares que ni siquiera su poder pudo evitar la persecución policial a la que fue sometido. En la imagen se le puede ver junto a su fiel abogado Abe Teitelbaum que le asesoró durante el juicio en 1931. Pasó casi 8 años en prisión condenado por evasión fiscal, el único delito que pudieron atribuirle a pesar de que bajo sus órdenes se habían cometido decenas de asesinatos.