'Gacela negra'

AP 600902097

Foto: AP images

Los de Roma 1960 fueron definitivamente los Juegos Olímpicos de Wilma Rudolph. Esta atleta estadounidense, vigésima de 21 hermanos y que en su infancia superó un ataque severo de poliomielitis, salió triunfante de la XVII edición de los juegos de verano convertida en la mujer más veloz del mundo. Las tres medallas de oro que consiguió en los 100 metros lisos, los 200 metros lisos y los 4x100 metros relevo la convirtieron en una leyenda y la prensa le otorgó el apodo de 'Gacela negra'. En esta imagen se la puede ver en primera posición a punto de vencer en los 100 m lisos, registrando un récord de 11 segundos. Debido a su éxito y a sus convicciones, se convirtió también en un referente de la lucha contra la segregación racial en un periodo especialmente intenso en Estados Unidos, promoviendo la práctica del deporte en aquellos sectores de la sociedad alejados de los circuitos de la élite.