Una figura renovada

1280px-Emperor Showa visit to Hiroshima in 1947

Foto: CC

A pesar de que Japón participó en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) como una más de las potencias del Eje, el bando perdedor, el emperador Hirohito (en el trono desde 1926) no salió tan mal parado como podía esperarse. Trató de conseguir la victoria para su país casi hasta los últimos días de la contienda, pero al final aceptó negociar una rendición con los Aliados. A partir de entonces y tras asumir una condición más terrenal que la que se le había concedido anteriormente, Hirohito se implicó activamente en la dinámica diplomática y fue uno de los responsables de la creación de una nueva y rehabilitada imagen internacional que Japón mostraría desde ese momento. Hizo diversos viajes internacionales, se reunió con líderes de otras potencias como Reino Unido y Estados Unidos, algo que ocurría por primera vez en la historia. En la imagen, se le puede ver pronunciando un discurso en 1947 en Hiroshima, dos años después de que la ciudad fuera bombardeada con una de las dos bombas atómicas que lanzó el ejército estadounidense en agosto de 1945. Este también era un hecho histórico, pues hasta hacía poco los japoneses nunca había escuchado su voz en directo.