Entre los escombros

AP 4010110106

Foto: AP

La Ludgate Hill, la colina más alta de Londres, es el lugar donde fue construida la catedral de Saint Paul entre entre 1676 y 1710, uno de los símbolos más conocidos de la capital inglesa. El arquitecto Christopher Wren fue el encargado de su diseño, así como del de otras muchas iglesias de Londres que tuvieron que ser reconstruidas tras el terrible incendio que sufrió la ciudad en 1666. Una de las partes más reconocibles es su enorme cúpula que queda enmarcada por las dos torres de estética barroca que caracterizan este edificio religioso. Entre el 7 de septiembre de 1940 y el 21 de mayo de 1941 Londres sufrió los intensos ataques aéreos por parte de la Luftwaffe (fuerzas aéreas alemanas) conocidos como Blitz en el marco de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La mayor parte de su estructura, incluida la cúpula, se salvó de graves daños, pero el edificio fue alcanzado por dos bombas: el 10 de octubre de 1940 y el 17 de abril de 1941. En la imagen sobre estas líneas se puede ver a un clérigo de la iglesia tratando de recomponer dos querubines del altar que también han sobrevivido entre los escombros tras el impacto que tuvo lugar en octubre.

Compártelo