Una enorme bola de fuego

hindenburg
hindenburg

Foto: Cordon Press

El zepelín Hindenburg, bautizado así en honor al presidente de la República alemana, era un símbolo de la grandeza y el poder que quería proyectar la Alemania nazi de Hitler. Había cruzado el Atlántico en numerosas ocasiones, pero el 6 de mayo de 1937 habría de protagonizar un terrible accidente que acabó con la vida de parte su tripulación. Durante una maniobra de atraque en la ciudad de Nueva Jersey, una chispa prendió el incendio que, en cuestión de segundos, convirtió al dirigible en una enorme bola de fuego. Aunque parezca mentira, de las 97 personas que viajaban en su interior, sobrevivieron 62. A pesar de que se cree que fue un accidente, no tardaron en aparecer varias teorías que apuntaban a posibles sabotajes. Nunca se esclareció del todo.

Compártelo