El enigmático Rasputín

rasputin

Foto: Cordon Press

Rodeado de admiradores y haciendo un gesto muy característico con el que se le puede ver en otras fotografías en las que fue inmortalizado, el monje Grigori Yefímovich Rasputín dirige su penetrante a la par que escalofriante mirada a la cámara en esta imagen de 1914. La influencia de este personaje en la corte de los últimos zares de Rusia, los Romanov, llegó a límites insospechados. Tras atribuírsele el alivio de los terribles sufrimientos que la hemofilia provocaba en Alexei, el príncipe, se convirtió en el protegido de la zarina. Sin embargo, fue este mismo poder de influencia el germen de su propia perdición. Las envidias en la corte y los altos cargos religiosos no tardaron en florecer y le desacreditaron difundiendo sus conocidas costumbres de bebedor y mujeriego. Se cree que fueron miembros muy cercanos a la corte los que urdieron el plan para terminar con su vida, que tuvo lugar el 30 de diciembre de 1916, aunque la autoría de su asesinato nunca ha sido probada con certeza.

Para saber más

¿Quién asesinó a Rasputín?

A la búsqueda del asesino de Rasputín

Leer artículo