Un cohete militar estrambótico

Foto del día

Foto del día

Foto: AP

Un soldado del ejército francés hace una prueba con un prototipo del Ludion, un “cohete” de uso individual desarrollado para uso militar durante los años 60. La etiqueta de cohete le va un poco grande, ya que era un propulsor pensado para salvar distancias cortas, como ríos o trincheras. Este fue el último de una serie de intentos por parte de diversos ejércitos para crear “plataformas voladoras” para la infantería.

El proyecto fue abandonado tras más de 60 pruebas, cuando se llegó a una conclusión que podría haber parecido evidente desde el principio: el invento era totalmente inadecuado, especialmente para uso bélico; era voluminoso y pesado, además de extremadamente ruidoso, haciéndolo inservible para un soldado. Además, los reactores generaban tanto calor que requerían un sistema de refrigeración y aislamiento para proteger al piloto y al propio aparato. Hoy en día, el único recuerdo de este fallido experimento militar es un prototipo exhibido en el Museo Le Bourget del Aire y el Espacio en París.