'El Dante de la arquitectura'

Gaudí-Ragonesi (1915)

Foto: CC

A los 31 años y ya con una consolidada formación y carrera como arquitecto, Antoni Gaudí aceptó en 1883 hacerse cargo de las obras de la Sagrada Familia. El proyecto ya llevaba años en marcha e incluso se había puesto la primera piedra, pero cuando Gaudí tomó las riendas de la construcción cambió por completo el plan de obras y el diseño para adaptarlos a su forma de comprender la arquitectura. El edificio sería una construcción más orgánica, de clara influencia modernista y en el que los elementos ornamentales estarían en perfecta armonía con los estructurales. Durante los primeros años, el arquitecto aceptó otros encargos que combinaba con el trabajo en el que fue el proyecto central de su vida, pero a partir de 1915 y hasta su muerte en 1926 se dedicó exclusivamente al templo barcelonés. Precisamente fue en 1915 cuando fue tomada la imagen sobre estas líneas en la que Gaudí, con barba blanca y sombrero, ofrece explicaciones al cardenal Francesco Ragonesi, nuncio del Papa en España, mientras le muestra la evolución de las obras. Éste no dudó en calificar a genio catalán como "el Dante de la arquitectura".