La soledad de América Latina

00005776

Foto: Cordon Press

Cuando el escritor colombiano Gabriel García Márquez ganó el premio Nobel de Literatura en 1982, ya hacía 15 años que se había publicado su obra más célebre: Cien años de soledad. En el momento de su publicación se convirtió en un éxito sin precedentes, el inicio de un camino que le llevaría hasta el atril de la academia sueca, donde pronunció uno de los discursos de aceptación del premio más recordados en el que empieza mencionando a los primeros cronistas de indias. Siempre comprometido políticamente, aquel 10 de diciembre de 1982 García Márquez reivindicó el protagonismo de América Latina a pesar de la desdichada existencia a la que había sido sometida por poderes externos e internos desde que fuera conquistada por el dominio español. En la imagen se le puede ver emocionado sosteniendo el premio entre sus manos. A lo largo de su trayectoria como escritor se convirtió en un icono del llamado Realismo mágico y del boom que los escritores latinoamericanos protagonizaron en la Barcelona de los años 60.

Compártelo