El devorador de Tsavo

leones de Tsavo - HNG

Foto: Field Museum Library / Getty images

La construcción de la línea de tren que debía unir Mombasa con Kisumu, en la actual Kenya, supuso un sinfín de contratiempos para el gobierno británico entre 1896 y 1901. Las condiciones de los trabajadores venidos desde India no eran buenas, y a ello se le sumó la aparición de dos enormes leones que merodeaban el campamento y que habían atacado a varios integrantes de la plantilla, así como a los propios nativos. El ingeniero militar John Henry Patterson, contratado por la compañía del Ferrocarril de Uganda para construir un puente sobre el río Tsavo, temía por la progresión de los trabajos y se propuso terminar con la amenaza animal. A pesar de que le costó la espera y paciencia de varios meses, finalmente consiguió cazarlos. Resultaron ser dos leones de casi tres metros cuya rara predilección por la carne humana podría ser explicada por una peste bovina o por una herida bucal que dificultaba la caza. El coronel necesitó nueve balas y la ayuda de ocho hombres para transportar a uno de los leones, junto al que posa sobre estas líneas en 1898.

Compártelo