Descubriendo Plutón

Clyde W. Tombaugh

Foto: CC

Cuando tan solo era un niño, el futuro astrónomo Clyde W. Tombaugh echó un vistazo al cielo a través del telescopio de su tío. Aquello marcaría su vida para siempre. Después de aquella reveladora visión, al terminar sus estudios en el instituto el joven Tombaugh construyó su propio telescopio, con el que se le puede ver en la imagen sobre estas líneas. La incipiente trayectoria de este hasta entonces aficionado a la astronomía sería clave para la ciencia a la que dedicaba su tiempo de ocio. Con su telescopio casero fue capaz de realizar observaciones de Júpiter y Marte e hizo unos bocetos que envió al Observatorio Lowell, en Arizona, en 1925. La respuesta que recibió fue una oferta de trabajo cuyo principal encargo era localizar el noveno planeta, una búsqueda alentada por Percival Lowell, quien había afirmado la posible existencia de un supuesto Planeta X que influía en la órbita de Neptuno. En 1930 señaló la ubicación de Plutón y un mes después el observatorio confirmaba el descubrimiento del nuevo planeta, que en 2006 fue reclasificado como un planeta enano.

Compártelo