Descubriendo homo habilis

AP 6203220204

Foto: AP

Un fuerte vínculo paternofilial unía a Louis Leakey con África, concretamente con Kenya, y quizás por ello, muchos años después de abandonar el continente regresó a él, ahora ya con una sólida formación en antropología. Los descubrimientos que llevó a cabo junto con su mujer, Mary Leakey, resultaron ser de gran relevancia, cuestionando y redefiniendo la cronología de la línea evolutiva del ser humano. Durante años, en sus excavaciones solo encontraron fósiles animales, pero en 1959 Mary desenterró el primer resto humano perteneciente a un miembro de la especie homo que habría vivido 1,7 millones de años atrás, coincidiendo con los Australopitecus. Aquí se les puede ver mostrando los resultados a la comunidad científica en 1962. Los siguientes fósiles que encontraron en el sitio de Olduvai, les llevaron a definir un nuevo eslabón evolutivo, el homo habilis. Además, con otros descubrimientos en diversos sitios arqueológicos, Leakey contribuyó a esclarecer los vínculos entre primates y homínidos, y alentó con su conocimiento e influencia los estudios pioneros de las llamadas Trimates: Jane Goodall, Dian Fossey y Biruté Galdikas.

Compártelo