Cotidianidad en plena guerra

2612708

Foto: Cordon Press

El cielo del Reino Unido y todo el espacio aéreo del Canal de la Mancha se convirtieron en uno de los campos de batalla más tempranos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), que había empezado en septiembre de 1939. Desde julio hasta octubre de 1940 se libró la Batalla de Inglaterra, en la que se enfrentaron las fuerzas aéreas alemanas y británicas. Durante estos largos meses, los ingleses vieron como sus ciudades eran bombardeadas sistemáticamente por las aeronaves nazis, que seguían una nueva estrategia llamada Blitz que convirtió muchos edificios de estas urbes en ruina. Londres fue uno de los principales objetivos. Muchos de sus ciudadanos se vieron obligados a refugiarse bajo el suelo, en las estaciones y las vías de la red del metro. Como se puede ver en la imagen, los ataques eran tan largos y sucesivos que las carreras y las estancias en el metro se convirtieron en algo muy habitual, hasta el punto de que se podía ver como algunas profesiones se trasladaban al subsuelo. Precisamente es el caso de la imagen sobre estas líneas, donde un vendedor de periódicos hace su trabajo varios metros más abajo de donde normalmente se desarrollaba su jornada laboral.

Compártelo