Una costumbre muy extraña

dientes japos

dientes japos

Foto: AP images

Por muy extraño o exótico que pueda parecer a muchas personas que siempre tratan de tener los dientes más blancos posibles, hubo un tiempo en Japón, especialmente entre el periodo Heian y Edo —es decir, desde el siglo X y​ hasta finales del siglo XIX— en que entre las mujeres de la alta sociedad japonesa se extendió la costumbre de ennegrecerse la dentadura. Se consideraba que esta práctica, conocida como Ohaguro, añadía belleza a la sonrisa femenina, aunque también había hombres que lo hacían. Las mujeres creaban una especie de pasta semilíquida a base de limaduras de hierro y vinagre que se aplicaban sobre el esmalte dental. El tinte desaparecía pronto, de modo que si se quería mantener la coloración debía aplicarse a menudo. Además, no solo cumplía una función estética, si no que se decía que también ayudaba a calmar el dolor de algunas afecciones bucales. Poco a poco se fue perdiendo esta tradición, aunque nunca llegó a desaparecer del todo. En la imagen se puede ver a una mujer en la década de 1960 tintándose los dientes, en este caso en color dorado.