"Cosas maravillosas"

howard carter tutankhamon

Foto: Cordon Press

Fue precisamente un mes de noviembre de 1922 cuando la mirada del arqueólogo Howard Carter contempló por primera vez la tumba que iba a lanzarle a la fama. "¿Ve usted algo?", preguntó Lord Carnarvon, "¡Veo cosas maravillosas!", respondió Carter. Tras años de múltiples labores de excavación en la zona del Valle de los Reyes a las órdenes de Lord Carnarvon, Howard Carter había encontrado el lugar del reposo eterno del faraón Tutankamón y se convertía en la primera persona en pisar esa cámara en más de 3.000 años, pues la tumba no había sido saqueada al menos durante la época moderna. Las cámaras del complejo se revelaron atestadas de un gran número de objetos. "Nunca hubiéramos soñado nada así: una habitación –parecía un museo– repleta de objetos, algunos de ellos familiares, pero otros como jamás habíamos visto, amontonados unos sobre otros en una profusión aparentemente interminable". En la imagen se le puede ver sosteniendo una lupa rodeado por autoridades egipcias examinando la momia del faraón todavía en el interior del sarcófago en 1925.

Compártelo