Constitución rechazada

800px-1897-12-04, Blanco y Negro, Segismundo Moret en su casa dictando a los taquígrafos la Constitución autónomica, Franzen

Foto: CC

Considerando que la situación gestionada por la administración española era del todo injusta e insostenible, hacia finales del siglo XIX se sucedían las revueltas en Cuba. Ya había tenido lugar la llamada Guerra de los Diez Años en (1868-1878) finalizada con la derrota de las fuerzas cubanas que pedían la independencia y la abolición de la esclavitud. Pero al no haber resuelto el problema de base los enfrentamientos continuaban. Por ello, en 1895 estalló la Guerra de Independencia que enfrentaba de nuevo a los cubanos contra el dominio español. Puesto que Estados Unidos empezaba a presionar para que terminase la guerra -pues perjudicaba sus intereses comerciales-, España trató de otorgar más autonomía a la isla mediante una propuesta de constitución. En la imagen se puede ver a los políticos españoles, con Segismundo Moret liderando el proyecto, discutiendo la redacción del documento. A pesar de que la nueva Constitución daba plena autonomía a Cuba, los isleños no aceptaron sus condiciones y decidieron permanecer en pie de guerra hasta lograr la independencia. Sin embargo, la guerra terminó en 1898 con la intervención de Estados Unidos, la pérdida de las últimas colonias españolas de ultramar (Cuba, Filipinas y Puerto Rico) con el Tratado de París y el control de Cuba por parte de los estadounidenses.