Un conflicto sin solución

AP 5703230390

AP 5703230390

Foto: AP images

Debido a su situación geográfica estratégica y a su convulso pasado —varias potencias ejercieron el control sobre ella durante la primera mitad del siglo XX—, la población de la mediterránea isla de Chipre alrededor de 1950 estaba dividida entre la de origen griego y la de origen turco. El porcentaje de griegos era dominante y, previendo el fin del control británico, exigían la unión con Grecia (enosis). Por su lado, Turquía también reclamaba sus derechos sobre el país haciendo referencia a su pasado otomano y reclamaba la partición (taksim) de la isla en dos. Ante las negativas a sus peticiones, en 1955 la Organización Nacional de Combatientes Chipriotas (EOKA, grecochipriota) empezó la lucha armada, dando comienzo también a una crisis que se alargaría hasta la proclamación de la República de Chipre en 1960. En la imagen se puede ver a un combatiente del EOKA de tan solo 22 años detenido por un soldado británico en marzo de 1957, en pleno conflicto. Sin embargo, los enfrentamientos continuarían a lo largo de todo el siglo XX. Y a día de hoy, cada uno de los bandos siguen exigiendo su parte del territorio.