El conflicto irlandés

AP 2201010143

Foto: AP

La compleja situación política de Irlanda y la escalada de tensión con el Reino Unido a principios del siglo XX culminó en los hechos violentos que desencadenaron la Guerra de Independencia (1919-1921), tras la cual se proclamó es Estado Libre de Irlanda, y la posterior Guerra Civil (1922-1923). El Tratado anglo-irlandés firmado a finales de 1921 puso fin al gobierno británico en la mayor parte de la isla y estableció la partición territorial del país, sin embargo mantenía al monarca británico como jefe de Estado. La aprobación de este acuerdo enfrentó al gobierno provisional recién formado con el IRA (Ejército Republicano Irlandés), y empezaron las hostilidades entre dos bandos que tan solo un año antes luchaban hombro con hombro contra el dominio británico. En la imagen se puede ver a soldados del Estado Libre de Irlanda disparando un cañón de artillería contra los republicanos en 1922 durante la Guerra Civil. El conflicto terminó con la victoria del bando pro-tratado pero, como todas las guerras civiles, dejó cicatrices profundas entre la sociedad que todavía siguen latentes en la actualidad.

Compártelo